4.5
(8)

LA REFORMA AUTÉNTICA: TRANSPARENCIA FISCAL

Alba Isabel García Giraldo
Economista, Magister in Scienze Politiche
Coordinadora del Observatorio de Impacto Económico de las Políticas
Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga

Muchas advertencias hemos escuchado sobre las posibles consecuencias que traerá la reforma tributaria: efectos negativos en el crecimiento del PIB real, desempleo, inflación. Una caída de la producción real como consecuencia de la disminución de la actividad empresarial a causa de impuestos, se traducirá no solamente en mayores precios para los consumidores como consecuencia de mayores costos de producción a lo largo de la cadena de suministro de pequeños y grandes empresarios, sino además en la imposibilidad de mantener puestos de trabajo. Con lo anterior se pondrán en marcha fuerzas que inician a operar en la fase de contracción del ciclo económico: producción por debajo de la potencial, inflación y desempleo.

A las anteriores consideraciones se suma sin embargo una arista. Entre sus motivos para la radicación de la reforma tributaria ante el Congreso de la República el pasado lunes 8 de agosto, exponía el ministro Ocampo, que “los ingresos tributarios en Colombia son sustancialmente bajos” cuando se comparan con la tributación como porcentaje del PIB de los demás miembros de la OCDE, explicando este comportamiento, “la complejidad del sistema tributario actual” el cual, según el ministro, “dificulta el pago de las obligaciones tributarias y favorece la elusión y evasión fiscal” (Ministerio de Hacienda y Crédito Público, 2022, pág. 15).

Ciertamente, para el año 2019 la tributación en Colombia equivalía al 19,70% de su PIB, tributación notablemente baja al considerar que el promedio de la OCDE para ese mismo año fue de 33,42%, siendo Colombia parte del pequeño grupo del 16,70% de países de la Organización cuya tributación como porcentaje del PIB oscilaba entre el 17% y 23%. Cabe mencionar que es una posición compartida con otros países de la región como México, Chile y Costa Rica:

Elaboración: Observatorio de Impacto Económico de las Políticas, ICP
Fuente: OCDE

Ahora bien, según los recientes pronunciamientos de la OCDE frente a la propuesta de reforma tributaria de Ocampo, la baja tributación en Colombia es un problema al ser el recaudo actual “insuficiente para satisfacer las legítimas demandas de la población de una mayor inversión en políticas sociales y educativas”, con lo cual y sorpresivamente para muchos sectores, para la OCDE el proyecto de reforma “es bienvenido y constituye un paso en la dirección correcta en muchas áreas” (OCDE, 2022).

Analizar de cerca la problemática nos lleva a preguntarnos si sus verdaderas raíces son, según expone Ocampo, la complejidad de un sistema tributario que dificulta el pago de las obligaciones tributarias y favorece la elusión y evasión fiscal, y si solamente se trata de “aumentar la recaudación con el impuesto a las personas naturales [como] uno de los principales retos pendientes”, y de eliminar “muchas de las exenciones sectoriales y beneficios tributarios existentes” (OCDE, 2022), según declara la OCDE en sus comentarios a la propuesta de reforma.

A la luz de recientes estudios de organizaciones internacionales como el Índice de la Percepción de la Corrupción -IPC- de Transparencia Internacional, el informe “Mejor gasto para mejores vidas. Cómo América Latina y el Caribe puede hacer más con menos” del Banco Interamericano de Desarrollo -BID-, el sistema de datos abiertos del Banco Mundial, y el Índice de Competitividad Fiscal Internacional -ICFI- de la Tax Foundation; parece vislumbrarse que la problemática de la insuficiencia del recaudo actual y la dificultad para realizar el pago de obligaciones tributarias favoreciendo la elusión y la evasión fiscal, más que ser las raíces de la baja tributación en Colombia, son la manifestación de un problema mucho más grande.

Consultando las anteriores fuentes, el Observatorio de Impacto Económico de las Políticas del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga, pudo establecer que si bien Colombia es uno de los países miembros de la OCDE con menor tributación como porcentaje del PIB, también es uno de los países del grupo que presenta: (i) bajo desempeño en el Índice de Percepción de la Corrupción -IPC-: según Transparencia Internacional, el valor del índice para Colombia en el año 2021 fue de 39; (ii) una pérdida de cerca de 4,8% del valor de su PIB en ineficiencias del gasto público: en adquisiciones, salarios a funcionarios, y filtración de transferencias. Cifra que equivale a cerca de 43 billones de pesos que alcanzarían a cubrir 1,7 veces el recaudo que busca la reforma; (iii) el menor valor del PIB per cápita de todo el grupo: para el año 2021 se encontraba en US$6.442,86; y (iv) una baja competitividad y neutralidad en su código tributario: ocupando la posición 31 entre 39 países evaluados por el -ICFI-.

Por citar uno de los resultados de los ejercicios correlacionales efectuados desde el Observatorio, en el siguiente gráfico puede evidenciarse la relación positiva que existe entre la puntuación en el Índice de Percepción de la Corrupción -IPC- y la tributación como porcentaje del PIB. Cabe destacar que las puntuaciones del IPC oscilan entre 0 y 100, y que países con menor percepción de transparencia en sus instituciones públicas obtendrán puntajes cercanos a 0 mientras que mayores niveles de transparencia se traducen en puntajes cercanos a 100. En síntesis, el gráfico muestra, cómo países que gozan con mayor percepción de transparencia en sus instituciones públicas también presentan mayores tasas de tributación como porcentaje del PIB, y cómo una menor percepción de transparencia se traduce también en menores porcentajes de tributación:

Elaboración: Observatorio de Impacto Económico de las Políticas, ICP.
Fuente: OCDE y Transparencia Internacional

Teniendo en cuenta el anterior panorama, ¿cabría aún asegurar que los ingresos tributarios en Colombia son sustancialmente bajos cuando se le compara con los demás países miembros de la OCDE? ¿Se trata solamente de aumentar la recaudación con el impuesto a las personas naturales como uno de los principales retos pendientes, y de eliminar muchas de las exenciones sectoriales y beneficios tributarios existentes?

Empezar por resolver las ineficiencias del gasto público en adquisiciones, salarios a funcionarios, y filtración de transferencias, sería el verdadero ajuste fiscal a tener en cuenta como parte del contexto de la Reforma Tributaria para la Igualdad y la Justicia Social. El hecho de que el destino del recaudo sea aún incierto, hizo que el proyecto pareciera, antes que una reforma tributaria promotora de crecimiento económico sostenido en el largo plazo por la empresarialidad y la inversión, una ley de financiamiento del Estado buscando solucionar problemas inmediatos de recaudo. Tarea pendiente será reflexionar sobre el actual régimen de bienes excluidos y exentos: independientemente de lo impopular que pudiera resultar, hay que reconocer que el IVA cubre menos del 40% del consumo en Colombia, con lo cual ampliar su base gravable permitiría incluso que su tarifa general se redujera, esto último teniendo en cuenta que el IVA, es el impuesto que menos distorsiona la actividad económica, o por lo menos mucho menos que un impuesto sobre la renta o sobre las sociedades.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Promedio 4.5 / 5. Vote count: 8

No hay votos hasta ahora. Sé el primero en calificar esta publicación.

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?