5
(1)

Hay mucho que aprender de los mercados de caramelos que surgen cada Halloween.

Halloween es la fiesta perfecta para que los niños descubran la humanidad del comercio. El “caramelos o trucos” puede ser la principal atracción, pero las negociaciones espontáneas de intercambio de caramelos que tienen lugar después son a menudo igual de agradables y ayudan a los niños a aprender importantes principios económicos.

Afortunadamente, mi comunidad no fue una de las que prohibió el “caramelos o trucos” este año. Aunque Halloween fue más moderado que de costumbre, mis hijos regresaron a casa con una gran recompensa para intercambiar entre ellos y con los amigos del vecindario. Es fascinante ver el surgimiento de estos mercados de tamaño divertido y el entusiasmo de los niños por el comercio.

Aquí hay 5 lecciones económicas claves que los niños aprenden en Halloween:

1. EL COMERCIO ES VOLUNTARIO

Érase una vez, “caramelos o trucos” era bastante literal. Los niños exigían el “caramelo” bajo la amenaza del “truco” (algún tipo de travesura), aunque todo era por diversión. Pero ahora, Halloween es un asunto estrictamente voluntario. Los vecinos deciden si el disfrute que obtienen al ver a los niños disfrazados vale el tiempo y el dinero gastado en repartir caramelos.

Este año, tal vez más que nunca, los de “truco o caramelos” vieron lo voluntario que es este arreglo, ya que muchos vecinos decidieron no participar en Halloween debido a la pandemia. Los niños se saltaron sus casas oscuras, visitando sólo aquellas que eran abiertamente acogedoras.

Algunas casas parecían más generosas que de costumbre, encantadas de tener al menos un símbolo de normalidad en un año por lo demás turbulento. Como un usuario de Twitter señaló: “Compré más caramelos de los que suelo comprar. Cualquier niño que se presente en nuestra casa recibirá puñados de dulces este año”.

Después de “caramelos o trucos”, la naturaleza voluntaria del comercio es aún más evidente. Mis hijos pasaron horas (¡y quizás más!) haciendo intercambios de caramelos con sus hermanos y amigos. El comercio se realiza a través de la negociación y la persuasión, no de la coacción, ya que los niños deciden qué dar y qué ganar. Si no se puede convencer a una persona para que entregue su barra de Hershey a cambio de tres Kit-Kats, el intercambio no ocurre. Este proceso también enfatiza el importante papel de los derechos de propiedad en el mercado. Si la niña de los Kit-Kats trata de tomar esa barra de Hershey del escondite del dueño, es reprendida enérgicamente.

2. EL COMERCIO ES GANANCIA PARA TODOS

Los que hacen “trucos o caramelos” se dan cuenta rápidamente de que comerciar con sus dulces hace que todos los involucrados estén mejor. Es una ganancia-ganancia. Digamos que la chica con la barra Hershey de tamaño normal decide cambiar su barra con su hermano por cinco barras de Twix. Ese intercambio sólo ocurre si ella valora sus cinco barras de Twix más que la barra Hershey, y si él valora el Hershey más que el Twix. Después del intercambio, cada truco o caramelo es mejor. Del mismo modo, si compro una taza de café por dos dólares, valoro más esa taza de café que los dos dólares, mientras que la cafetería valora más obtener mis dos dólares que renunciar a su café. Nosotros también estamos mejor como resultado de este comercio.

3. CUANTO MÁS AMPLIO SEA EL COMERCIO, MEJOR

Si mis cuatro hijos sólo intercambiaran sus caramelos de Halloween entre ellos, aún estarían mejor, pero no tanto como si ampliaran su círculo de intercambio con sus amigos del vecindario. Abrir el comercio a más participantes amplía la variedad, calidad y cantidad de intercambios posibles. Restringir el comercio dentro de nuestras fronteras limita nuestras ganancias personales y colectivas. Esto explica por qué todos estamos mejor con el libre comercio en todo el mundo que con las restricciones comerciales y los aranceles que reducen la cooperación del mercado y pueden llevar al estancamiento económico.

4. EL VALOR ES SUBJETIVO

Halloween revela con mucha claridad las diversas preferencias humanas. Algunos de los que hacen truco o caramelos prefieren los Snickers a los Twizzlers, mientras que otros prefieren los M&Ms a las barras de Mars. Algunos niños se cambiarán por otros M&Ms porque prefieren M&Ms a otros artículos, mientras que otros niños seguirán cambiándose por otras barras Mars. El valor de las cosas que intercambiamos es subjetivo. No refleja ningún valor inherente de un artículo en particular, sino más bien el valor que le atribuimos a ese artículo. Como escribe Max Borders:

“El valor subjetivo puede ser una idea difícil de entender para algunas personas. Puede ser aún más difícil de aceptar para la gente. Pero aquí está la dura verdad: El valor no está en las cosas. Las puestas de sol no son inherentemente hermosas. El helado de vainilla no es inherentemente sabroso. El jazz no es universalmente amado. Los precios son objetivos, es decir, observables públicamente. Cada uno de nosotros puede entrar en una tienda y ver que el aguacate cuesta $1.50. Pero nuestro estado interior determinará si la grasosa fruta termina en alguna de nuestras canastas“.

Max Borders

5. EL VALOR ES “MARGINAL”

A medida que mis hijos continuaron su comercio, algunos artículos perdieron valor mientras que otros ganaron valor. Por ejemplo, cuando mi hijo de seis años tenía muchos Twizzlers, el valor para él de un Twizzler adicional era bajo, mientras que el valor de obtener otra unidad de las escasas barras Hershey de tamaño completo era bastante alto. Estaba dispuesto a cambiar muchos de sus caramelos por un Hershey adicional. Esto refleja un gran descubrimiento en la economía: la solución de la paradoja del agua-diamante.

Algunos de los primeros economistas tenían problemas con la idea de que el valor es subjetivo: que el valor de un bien depende de lo útil que el individuo lo considere.

“Si eso fuera cierto”, objetaron, “entonces el agua sería más valiosa que los diamantes, ya que todo el mundo utiliza más el agua que los diamantes”.

Como el valor no podía basarse en la utilidad subjetiva (utilidad), trataron de basarlo en otra cosa. Algunos argumentaban a favor de la mano de obra. “Los diamantes”, afirmaban, “son más valiosos que el agua, porque se necesita más trabajo para sacarlos de la tierra”.

Más tarde, Karl Marx aprovecharía esta “teoría laboral del valor” para argumentar que sólo los trabajadores, y no los capitalistas, producían riqueza.

Pero entonces una solución a esta paradoja fue pensada por tres diferentes economistas alrededor del mismo tiempo, incluyendo a Carl Menger, el fundador de la Escuela Austriaca de Economía.

Señaló que la utilidad de cualquier unidad de un bien depende de cuánto hay de él.

¿Qué es más útil: un galón de agua o un diamante? Bueno, depende. Si estás varado en el desierto, un galón de agua significa la diferencia entre la vida y la muerte por la sed, mientras que un diamante puede ser bonito de ver. Pero si te encuentras con un oasis, con un manantial, eso cambia las cosas. La utilidad total del agua sigue siendo alta, porque todavía dependes de ella para sobrevivir. Pero la utilidad de cualquier unidad adicional de agua (la “utilidad marginal”) es mucho más baja, tal vez incluso insignificante. En ese caso, el brillo del diamante podría importar más.

Por eso los tipos de intercambio del Twizzler de mi hijo de 6 años subieron y bajaron, dependiendo de cuántos tenía ya en sus pequeñas manos.

Una reseña del Wall Street Journal sobre el libro de Janek Wasserman, The Marginal Revolutionaries: Revolutionaries: How Austrian Economists Fought the War of Ideas, explica lo que diferenció a los primeros economistas de la Escuela Austriaca de sus pares y por qué esta teoría económica sigue siendo importante y relevante para los desafíos de hoy:

“Menger desafió la entonces ortodoxa ‘teoría del valor del trabajo’ que Karl Marx había convertido en el grito de guerra ‘trabajadores del mundo unidos’. En su lugar, Menger introdujo el concepto de ‘utilidad marginal’, que en términos excesivamente simplificados significa que la única manera precisa de medir el verdadero valor de los bienes, y así lograr una asignación eficiente de los recursos, es a través de un arreglo que permita al comprador señalar lo que está dispuesto a pagar para satisfacer sus necesidades o deseos, en resumen, lo que el mercado soportará.

Fijar los precios por medio de edictos del Estado conlleva a problemas. Las ideas de Menger, con el tiempo, fueron elaboradas en una amplia teoría de la economía y la sociedad, de modo que la Escuela Austriaca llegó a significar una defensa de la libertad individual y una acusación del estatismo y la planificación central”.

Janek Wasserman

Con la excepción de las prohibiciones gubernamentales de este año, el estatismo es típicamente minimizado en Halloween y el intercambio descentralizado y voluntario gana sobre la planificación central (¡a menos que los padres interfieran!). Las preferencias individuales de los niños guían sus intercambios, y se encuentran mejor después de estos intercambios de lo que estaban cuando volvieron a casa con sus bolsas de caramelos. En Halloween, los niños aprenden lecciones perdurables sobre la economía de libre mercado y por qué la cooperación humana supera la coacción.

Esta columna se publicó originalmente aquí

Autor: Kerry McDonald – is a Senior Education Fellow at FEE and author of Unschooled: Raising Curious, Well-Educated Children Outside the Conventional Classroom (Chicago Review Press, 2019). She is also an adjunct scholar at The Cato Institute and a regular Forbes contributor. Kerry has a B.A. in economics from Bowdoin College and an M.Ed. in education policy from Harvard University. She lives in Cambridge, Massachusetts with her husband and four children. You can sign up for her weekly newsletter on parenting and education here. 

Este contenido es responsabilidad exclusiva del autor y sus opiniones no comprometen la posición del ICP.

COMPÁRTELO AHORA

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Promedio 5 / 5. Vote count: 1

No hay votos hasta ahora. Sé el primero en calificar esta publicación.

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?