0
(0)

La aplicación de los objetivos de desarrollo sostenible (SDG, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas es indispensable para construir un futuro sostenible y justo.

Por esa razón, las innovaciones tecnológicas deben ser evaluadas en términos de su compatibilidad con estos objetivos. Un nuevo estudio muestra que las tecnologías para la captura y utilización del carbono (CCU, por sus siglas en inglés) pueden contribuir positivamente a la transición energética.

Las tecnologías de CCU son actualmente un foco de investigación y desarrollo en todo el mundo. Estas tecnologías nos permiten capturar y utilizar el dióxido de carbono que, de otro modo, se emitiría en los procesos industriales. También es posible la captura directa del dióxido de carbono en el aire. El CO2 capturado puede entonces utilizarse como sustituto del uso directo del carbono de los recursos fósiles. Aunque muchas de estas aplicaciones de la CCU ya son técnicamente viables, las principales barreras para su ampliación industrial son los mayores costos en comparación con las vías de producción convencionales y, en muchos casos, los elevados requisitos de energía procedente de recursos renovables, incluido el hidrógeno verde.

En su estudio, la investigadora del IASS Barbara Olfe-Kräutlein examina sistemáticamente todos los SDG y sus posibles relaciones con los efectos económicos, ecológicos y sociales de las tecnologías de la CCU. Ella identifica los vínculos en el caso de ocho de los diecisiete SDG.

La CCU tiene el mayor potencial para el SDG 7 «Energía limpia y asequible», gracias principalmente a las opciones de almacenamiento de energía que ofrece y al desarrollo de soluciones energéticas innovadoras y descentralizadas. Sin embargo, más allá de los posibles efectos de una sola tecnología, es importante considerar el sistema energético en su conjunto. Esto facilita la identificación de los efectos secundarios negativos, por ejemplo, el potencial de las tecnologías de CCU para perpetuar las infraestructuras fósiles.

Los encargados de la formulación de políticas deberían apoyar la transferencia de tecnología a los países en desarrollo

Incluso en el caso de los objetivos más orientados a la sociedad, como el SDG 1, «Acabar con la pobreza en todas sus formas y en todas partes», la CCU puede hacer una contribución positiva. Pero para que eso suceda, los investigadores y la industria de la CCU deben estar dispuestos a compartir sus conocimientos, y los gobiernos deben apoyar la transferencia de tecnología a los países en desarrollo. En la actualidad, la CCU tiende a ser un coto privado de las naciones industrializadas. En lo que respecta a los objetivos ecológicos (SDG 6 y 12 a 15), es particularmente importante que los encargados de adoptar decisiones en materia de gobernanza, industria e investigación elaboren y apliquen normas de evaluación transparentes a fin de garantizar que las tecnologías de la CCU contribuyan realmente al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible de 2030.

En los últimos tiempos, en particular entre los encargados de la formulación de políticas en Europa, la UCC se ha debatido ampliamente como una oportunidad para la transformación industrial hacia la sostenibilidad, y también se menciona en los actuales informes del IPCC como un medio para reducir las emisiones de dióxido de carbono. Sin embargo, como subraya Olfe-Kräutlein, el hecho de que las tecnologías de la UCC beneficien o no a la sociedad es en gran medida una cuestión de gobernanza:

«Los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas constituyen una base adecuada para evaluar las tecnologías de la CCU y orientar su desarrollo y aplicación. Deberían ser un punto de referencia clave en los procesos de formulación de políticas y en el diseño de mecanismos de financiación a nivel nacional y europeo, pero también a nivel mundial».

La evaluación de las tecnologías de la CCU en relación con los objetivos de desarrollo sostenible también puede revelar el potencial oculto de las tecnologías de la CCU, por ejemplo, para mejorar la cooperación con los países menos adelantados.

Esta columna se publicó originalmente aquí

Traducido por el Equipo de Somos Innovación

Fuente The Economic Standard

COMPÁRTELO AHORA

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Promedio 0 / 5. Vote count: 0

No hay votos hasta ahora. Sé el primero en calificar esta publicación.

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?