5
(1)

Con el apoyo de Atlas Network, CapX está publicando una nueva serie de ensayos sobre el tema del liberalismo en Europa, que analiza las diferentes amenazas a las economías y sociedades liberales en todo el continente, desde el populismo hasta el proteccionismo y la corrupción.

Con la rápida globalización que comenzó después del colapso del bloque oriental, gran parte del mundo se enriqueció rápidamente. Las liberalizaciones parciales de China e India sacaron a más personas de la pobreza que cualquier evento en la historia de la humanidad. Aunque la fe en el socialismo disminuyó, la mayoría de los regímenes no estaban dispuestos a liberalizarse por completo, por lo que una economía híbrida se generalizó cada vez más. Se toleraría la empresa privada, pero no sin una considerable intervención y regulación estatal. Diferentes grados de corporativismo (industria regulada y dirigida por el estado) llegaron a dominar el panorama global.

La desventaja de estas economías híbridas, que pronto se denominaron “neoliberales”, ha sido la inevitable colusión entre las industrias y el estado, lo que exacerba la desigualdad y conduce a la corrupción. Pero siempre debemos preguntar: “¿En comparación con qué?” La ventaja, por supuesto, es que miles de millones salen de la penuria.

¿PERO QUÉ PASA CON LOS SUPUESTOS INCONVENIENTES?

“El neoliberalismo en cualquier aspecto no es la solución sino el problema”, escribe Nancy Fraser, académica de la Nueva Escuela. “El tipo de cambio que requerimos solo puede provenir de otra parte, de un proyecto que es al menos antineoliberal, si no anticapitalista”.

Y, sin embargo, ese “cambio”, que solo puede surgir de un cierto grado de intervención autoritaria, es precisamente lo que puso al “neo” en el neoliberalismo. Los detractores del liberalismo preferirían que los autoritarios garanticen la misma pobreza que la prosperidad liberal distribuida de manera desigual. Y, sin embargo, la mayoría de los problemas que persisten a medida que los países en desarrollo se liberalizan persisten en la medida en que imponen cargas regulatorias que coinciden con la capacidad de los estados más ricos. Alex Tabarrok y Shruti Rajagopalan se refieren a esto como ejemplos del “estado agitado”.

La alternativa, argumentan, es un mayor grado de liberalización; porque en los estados en crisis, la capacidad limitada de los reguladores estatales significa que los problemas clásicos de búsqueda de favores se magnifican. Los funcionarios ven la oportunidad de aceptar sobornos; el público agiliza las cosas pagándolas. Los emprendedores inteligentes descubren cómo jugar con el sistema inadecuado, lo que les permite obtener una ventaja sobre sus competidores.

La intervención, entonces, engendra amiguismo. Es por eso que algunos liberales están rechazando los cargos.

El filósofo Jason Brennan escribe:

“Te quejas, quizás con razón, de que las corporaciones son demasiado grandes. Bueno, sí, te dijimos que eso sucedería. Cuando crea códigos de impuestos complicados, regímenes regulatorios complicados y reglas de licencia complicadas, estas regulaciones seleccionan naturalmente para corporaciones cada vez más grandes. Te dijimos que eso sucedería. Por supuesto, estas corporaciones cada vez más grandes capturan estas reglas, códigos y regulaciones para perjudicar a sus competidores y explotar al resto de nosotros. Te dijimos que eso sucedería.”

Jason Brennan

En otras palabras, uno no puede culpar a los efectos negativos del neoliberalismo en sus aspectos más liberales. Cuando mezclas un estado regulador desmesurado con el capitalismo emprendedor, obtienes capitalismo de compinche y corporativismo. Sin embargo, en la medida en que el neoliberalismo ha sido liberal, hemos visto ganancias sin precedentes en el bienestar humano.

Primero, ha habido un crecimiento económico extraordinario en todo el mundo, con India y China a la cabeza, pero también con un crecimiento significativo en otros países en desarrollo. Esto ha llevado a una disminución masiva en la proporción de la población mundial que vive en la pobreza extrema, de aproximadamente el 35% en 1987 a menos del 10% en 2015 (los últimos datos disponibles).

En segundo lugar, la esperanza de vida mundial está aumentando. La esperanza de vida promedio de hombres y mujeres aumentó en más de seis años entre 1990 y 2016. Las ganancias fueron mayores en los países pobres. Por ahora esto debería ser una noticia vieja.

Hay que decir que para aquellos que han perdido sus empleos por la deslocalización, la abstracción de la elevación global no está a la altura del dolor agudo del desplazamiento regional. Pero incluso las regiones que han luchado para competir han disfrutado de un mayor poder adquisitivo general. Las áreas de cinturón de óxido que han diversificado sus economías han vuelto más fuertes: ya sea Pittsburgh en los Estados Unidos o Manchester en el Reino Unido.

Algunos en la izquierda académica argumentarían que las recientes ganancias globales entre los más pobres del mundo son una mera correlación o son principalmente consecuencias de la filantropía y la ayuda extranjera. Algunos incluso sugieren que las naciones ricas del mundo solo se enriquecieron gracias al colonialismo explotador. Incluso si la reducción de la pobreza y la mejora de la esperanza de vida hubieran sido el resultado de la filantropía y la ayuda, estos sectores existen gracias a las empresas con ánimo de lucro. Y, por supuesto, hay muchos ejemplos de economías de tigres que no han confiado en el colonialismo para su éxito económico, desde la Estonia postsoviética hasta cualquiera de los tigres asiáticos.

No, el aumento del crecimiento global es principalmente un factor de aumento de la productividad logrado por el liberalismo. Una Biblia anterior a Gutenberg que tardó 136 días de trabajo en imprimirse ahora se puede producir por miles en cuestión de minutos. “El capital se volvió productivo debido a ideas para mejorar”, escribe Deirdre McCloskey, “ideas representadas por un carpintero del país o un niño telegrafista o un genio informático adolescente de Seattle”. Como diría Matt Ridley, son todas las “ideas para tener relaciones sexuales en un terreno empresarial fértil”. Los aumentos de productividad siguen mejores reglas y recetas: las reglas son las instituciones más hospitalarias para los empresarios; y las recetas son conocimientos que permiten a los productores generar mayor abundancia con menos recursos. La pregunta ahora es, ¿cómo mantener este crecimiento?

LA EVOLUCIÓN DEL LIBERALISMO: EL NICHO

Hace solo treinta y cinco años, 350,000 personas vivían en una ciudad costera a lo largo del Golfo Pérsico. Hoy, esa población se ha disparado a 3 millones. Con una prosperidad tan asombrosa, Dubái ha cambiado su costa y ha agregado tierras artificiales, edificios y puertos. ¿Una implicación inmediata del éxito? Hacer más.

El establecimiento de nichos ha sido una de las formas más exitosas para lograr el crecimiento económico jamás ideado. Los críticos argumentan que el orden neoliberal fue impulsado principalmente por una camarilla política llamada “Consenso de Washington”. Sin embargo, resulta que muchos de los cambios se produjeron internamente por parte de tomadores de decisiones sabios en los países en desarrollo, tal vez impactados por el fantástico desempeño de economías de nicho como Hong Kong. Esa ciudad-estado, construida en una isla rocosa, había prosperado en una estructura de buenas reglas administrada por un secretario financiero británico, Sir John Cowperthwaite.

“Vine a Hong Kong y encontré que la economía funciona bien. Entonces, lo dejé así ”, dijo antes de su muerte. Las simples reglas de Cowperthwaite y el gobierno de manos libres en el ocaso del imperio británico dieron lugar a la brillante ciudad-estado que el mundo admira hoy en día.

Desde que la pequeña ciudad irlandesa de Shannon estableció la primera zona económica especial (ZEE) del mundo en 1959, varios países han seguido su ejemplo. China, bajo Deng Xiaoping, instituyó algunas de las ZEEs más exitosas del mundo, incluida la primera, Shenzhen, en 1979. Otras copiaron. Su desempeño ha sacado a más personas de la pobreza que cualquier reforma en la historia de la humanidad.

Sin embargo, la desventaja de la ZEE tradicional es que la mayoría solo permite el alivio de impuestos y aranceles. Para cualquier otro problema importante, incluida la resolución de disputas comerciales, uno todavía tiene que lidiar con estados agitados, a menudo corruptos. (Dubái evitó este problema construyendo un sistema comercial de resolución de disputas llamado DIFC, que importó la Ley Común del Reino Unido).

Con la ZEE tradicional, no es probable que veamos los tipos de experimentación necesarios para descubrir nuevas ideas para el gobierno. La mayoría de las ZEE tienen modelos que, aunque funcionan, retienen algunos de los aspectos más corrosivos del liberalismo híbrido, cuya corrupción (nuevamente) los liberales han advertido que “sucedería”.

CIUDADES PRIVADAS LIBRES: LA PRÓXIMA ETAPA

En aras de la divulgación total, no solo soy un apasionado defensor de las jurisdicciones especiales, sino que estoy liderando una organización que ayudará a crear estas Ciudades Privadas Libres. Y sí, las negociaciones con los gobiernos interesados ya han comenzado.

Entonces, ¿qué es una ciudad privada libre? Imagine que una empresa privada le ofrece los servicios básicos de un estado, como la protección de la vida, la libertad y la propiedad, dentro de un territorio. Usted paga un monto basado en gastos por esos servicios. Aparte de eso, eres libre de hacer lo que elijas. Sus derechos y obligaciones se establecen en un contrato con el proveedor. Los conflictos sobre su interpretación van al arbitraje independiente. Por lo tanto, como parte contratante, usted está en igualdad de condiciones con el proveedor de servicios de gobierno. Su posición legal está asegurada en lugar de estar sujeta a los caprichos de la política.

¿Por qué las ciudades privadas libres en comparación con el modelo estándar de gobernanza? Hay seis razones:

  • CERTEZA. El operador de la ciudad no puede cambiar el contrato unilateralmente. Las reglas del juego claras, estables y comprensibles, el resultado de una estructura contractual real entre el ciudadano y la ciudad, reducen lo que el economista Robert Higgs llama “incertidumbre del régimen”. Tal claridad y estabilidad hace que sea más probable que los inversores puedan enviar capital a empresas en ciernes.
  • RECURSO. Bajo condiciones de “inmunidad soberana”, los ciudadanos tienen pocos recursos cuando la policía o las autoridades abusan de su poder. El gobierno justifica su autoridad, aunque apela a un “contrato social” abstracto. Los nuevos regímenes, que reclaman mandatos de cambio, pueden dificultar la vida de las personas comunes y las empresas. Su único recurso es rezar por un cambio durante el próximo ciclo electoral, si hay uno. En una ciudad privada libre, el contrato es real.
  • ESCALA. ¿Cuál es el tamaño óptimo de una jurisdicción? ¿Cuántas personas deben ser gobernadas? Las respuestas a estas preguntas son discutibles, pero cuando consideramos que algunas de las sociedades más estables y prósperas son razonablemente pequeñas, p. Hong Kong, Dubái y Luxemburgo: existe un fuerte caso anecdótico para una gobernanza ascendente y específica de la ubicación.
  • COMPETENCIA. La diferencia entre una colección de jurisdicciones pequeñas y una jurisdicción monolítica masiva es que, en la primera, se obtiene el pluralismo, la experimentación y la competencia. En resumen, si no te gusta Hong Kong, puedes votar con tu barco.
  • EXPERIMENTACIÓN. El premio Nobel de economía Douglass North nos recuerda que “las organizaciones que surjan reflejarán las oportunidades que brinda la matriz institucional”. Según las reglas, es más probable que obtenga más piratería o más productividad. Pero para averiguar qué funciona mejor, realicemos múltiples experimentos.
  • PIEL EN EL JUEGO. Los incentivos para el operador de la ciudad privada libre son fundamentalmente diferentes de los estados heredados. Primero, el operador tiene un interés económico directo en el éxito de la comunidad. En segundo lugar, el operador puede ser considerado responsable de los errores y no puede ocultar la responsabilidad ni cambiar los costos. Finalmente, los clientes descontentos saldrán.

No me hago ilusiones acerca de las palabras “libre” y “privado”, que conllevan ciertos estigmas. Pero cuando se considera que privado en este contexto significa la provisión basada en contratos tanto de bienes “públicos” como de “clubes”, algunos de esos estigmas deberían desaparecer.

FACTIBILIDAD

Algunos podrían decir que todo esto es una ilusión. Después de todo, ¿por qué deberían involucrarse los estados existentes, cuyo consentimiento es necesario? Al igual que con las Ciudades Imperiales Libres de la Edad Media, solo hay una razón: el interés propio. Los estados pueden acordar entregar parte (no toda) de su soberanía sobre un territorio dado cuando esperan beneficiarse. Y lo harán.

Echa un vistazo a Hong Kong, Singapur o Mónaco. Cerca de cada uno, un cinturón de prosperidad ha crecido a su alrededor en los países vecinos. Sus habitantes pagan impuestos en esos países vecinos. Las ciudades-estado crean empleos para los viajeros de los países vecinos que de otro modo podrían haber quedado desempleados. Si se crea una Ciudad Privada Libre en un área anteriormente estructuralmente débil o deshabitada, entonces el estado anfitrión no tiene nada que perder y mucho que ganar.

Puede haber circunstancias especiales en las que las ciudades privadas libres sean una solución creíble, como el establecimiento de zonas de seguridad o ciudades de refugiados en antiguas zonas de guerra civil. En tales casos, puede ser mejor confiar la administración de la zona a una entidad imparcial y responsable.

LIBERALISMO ASEDIADO

Hoy parecería que el orden liberal está acosado por lobos. Recordando misteriosamente a principios del siglo XX, los autoritarios de los campos nacionalistas y socialistas están atacando desde todos los lados. Pero la evolución del liberalismo puede equilibrar las preocupaciones de cada uno, dejando espacio tanto para la autodeterminación cultural como para el cosmopolitismo; Una vida comercial robusta y protecciones para los débiles.

El escritor Zach Beauchamp defiende hábilmente el orden liberal en Vox:

“Dado que las personas siempre estarán en desacuerdo sobre la política, el objetivo central del liberalismo es crear un mecanismo generalmente aceptable para resolver disputas políticas sin una coerción indebida: dar a todos la voz en el gobierno a través de procedimientos justos, para que los ciudadanos consientan la autoridad del estado, incluso cuando no estén de acuerdo con sus decisiones.”

Zach Beauchamp

Y esta forma de lidiar con el hecho del pluralismo ha sido una fortaleza del orden liberal, hasta que se eliminen esos procedimientos justos. La próxima etapa de la evolución del liberalismo se producirá mejorando los procedimientos.

De esta manera, la privatización de la ley, para jurisdicciones pequeñas y experimentales como Ciudades Privadas Libres, es la última milla del liberalismo. La ley será probada dentro de un panorama evolutivo de aptitud física. La buena ley sobrevive.

Algunos dirán que esta forma de liberalismo solo puede fracturar más a las sociedades. Sostengo que, en el proceso de crear nuevos nichos, estamos buscando formas de gobernanza que darán lugar a sociedades estables que se adapten a las diferentes concepciones del bien. Después de todo, una talla no sirve para todos. Y es precisamente por eso que el liberalismo se convierte en la superestructura unificadora de diversas comunidades, culturas y relaciones comerciales.

Ninguna otra forma de gobierno puede hacer este reclamo. Es por eso que ninguna otra forma triunfará a la larga.

Autor: Titus Gebel – es un empresario y tiene un doctorado en derecho. Fundó, entre otras, la empresa minera Deutsche Rohstoff AG y opera en varios continentes.

Con su modelo de Ciudades Privadas Libres, Titus quiere crear algo completamente nuevo en el “mercado de la convivencia”. Ha establecido el marco legal para un proyecto de zona especial en Honduras y es el autor de “Ciudades Privadas Libres: Más Competencia en el Mayor Mercado del Mundo”.

Este contenido es responsabilidad exclusiva del autor y sus opiniones no comprometen la posición del ICP.

Este artículo fue traducido por el equipo de voluntarios de la Free Private Cities Foundation., una fundación que busca implementar este modelo. Puede encontrar más información en nuestro sitio web. La publicación original en inglés se puede encontrar aquí.

Traducido por Jhone Carrinho¹ y revisado por Hillary Paz²

¹Jhone es estudiante de ingeniería eléctrica, miembro de Students For Liberty Brasil. Póngase en contacto con él en jhonecarrinho@studentsforliberty.org
²Hillary es estudiante de Relaciones Internacionales, miembro de ESLibertad (Honduras). Póngase en contacto con ella en hamador@eslibertad.org

COMPÁRTELO AHORA

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Promedio 5 / 5. Vote count: 1

No hay votos hasta ahora. Sé el primero en calificar esta publicación.

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?