0
(0)

Australia se ha convertido en el año 2012 en la primera nación en el mundo en introducir el empaque neutro en los productos de tabaco como una medida para ahuyentar a los consumidores de tabaco de sus prácticas perjudiciales.

El empaque neutro consiste en un envase sin logotipos, con el mismo color, tamaño y forma, con la única distinción del nombre de la marca en letra pequeña, y dejando un mayor espacio para las advertencias sanitarias.

Como el diario New Europe lo ha descrito en su artículo: «Con estas disposiciones, las autoridades australianas buscaban que la mercancía de tabaco fuera mucho menos atractiva para los posibles fumadores, poniendo fin a los métodos publicitarios engañosos y eliminando la promoción del propio producto mediante la prohibición de diseños, logotipos, colores e información promocional aparte de un color y una fuente ordinaria que se incluía en el reglamento».

En el año 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un comunicado en el que se elogiaba la iniciativa tomada por el gobierno australiano, sin embargo, hoy sabemos que estas medidas no han tenido el efecto buscado, y se estima que incluso han llegado a ser contraproducentes en su objetivo. La reglamentación de empaque neutro, sumada a tener los cigarrillos más costosos del mundo debido a los considerables impuestos que los productos de tabaco poseen en Australia, no ha impedido que el consumo de tabaco siga aumentando.

En noviembre de 2019 un extenso informe llevado a cabo por la universidad Luiss Guido Carli de Roma (LUISS) junto a la firma privada de servicios profesionales “Deloitte” ha concluido que: «Los datos disponibles hasta diciembre de 2017 no respaldan la eficacia del empaque neutro como política para reducir la prevalencia del tabaquismo o el consumo de tabaco y hay algunas pruebas que sugieren que el empaque neutro ha tenido un efecto contraproducente, y ha dado lugar a un aumento del consumo de cigarrillos per cápita en lugar de una disminución».

El informe abarca el análisis de datos desde enero del 2001 hasta diciembre de 2017 en Australia en contraste con datos de Nueva Zelanda, debido a la similitud en los mercados de estos países, así como también el análisis de varios estudios similares sobre los resultados primarios, es decir, la prevalencia del tabaquismo y el consumo de tabaco. Lo que lo convierte en uno de los estudios, sino el más, completo y actualizado hasta la fecha.

Raffaele Oriani, el portavoz de la LUISS, declaró: «En nuestro análisis empírico, hemos adoptado un conjunto de diferentes métodos para probar el impacto de la introducción del empaque neutro sobre la prevalencia del tabaquismo y el consumo de tabaco. Esto es necesario porque con sólo mirar si la prevalencia del tabaquismo y el consumo de tabaco aumentó o disminuyó después de la aplicación del empaque neutro no sería suficiente para llegar a una conclusión definitiva sobre el impacto de la medida». Es por esto que se incluyeron múltiples variables tales como: género, estado civil, país de origen, ingresos, nivel de educación, edad, situación laboral, región y variables de mercado como precios, tendencias y estacionalidad.

Los análisis del estudio no muestran una asociación significativa entre las variables al estudiar el impacto del empaque neutro y la reducción de la prevalencia de tabaquismo o la reducción del consumo de tabaco legal durante el período estudiado. Y no sólo eso, sino que el estudio va más allá y al estimar una regresión de la diferencia en las diferencias incluyendo a Nueva Zelanda declara «Encontramos que el empaque neutro en Australia se asocia con un aumento del consumo de cigarrillos per cápita, lo que sugiere que el empaque neutro en Australia ha sido contraproducente, ya que ha dado lugar a un aumento del consumo de cigarrillos en lugar de una disminución»; y que «el consumo legal total y el consumo de tabaco suelto disminuyó más rápido en Nueva Zelanda (donde no se había implementado el empaque neutro) en comparación con Australia (donde si se había implementado el empaque neutro)».

AUSTRALIA

AUSTRALIA

NUEVA ZELANDA

AUSTRALIA

AUSTRALIA

NUEVA ZELANDA

NUEVA ZELANDA

Debemos tener en cuenta también que estos análisis no incluyen la incidencia de los cigarrillos electrónicos en el hábito de dejar de fumar, cuyo uso ha aumentado en Australia, así como tampoco incluye el mercado ilícito del tabaco. Sin embargo, en el estudio se detalla que existen dos fuentes principales de datos sobre el consumo ilícito de tabaco en Australia (Oxford Economics (2018) y KPMG (2019)) que informan de un aumento de este mercado en Australia después de 2012. El aumento de ambos mercados ilícitos refuerza el resultado de no impacto del empaque neutro obtenido en la investigación según afirman los autores.

Si algo queda claro de todo esto, es que actuar improvisadamente basándonos en creencias y prejuicios de lo que creemos que está bien no nos llevará a ningún buen puerto, necesitamos basar nuestras políticas en evidencia científica y una vez vigentes medirlas y corregirlas de ser necesario. En definitiva, sólo más ciencia y menos prejuicio podrán indicarnos el camino correcto.

Esta columna se publicó originalmente aquí

Autor: Franco López – Arquitecto y escritor. Miembro del equipo Somos Innovación en Argentina.

Este contenido es responsabilidad exclusiva del autor y sus opiniones no comprometen la posición del ICP.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Promedio 0 / 5. Vote count: 0

No hay votos hasta ahora. Sé el primero en calificar esta publicación.

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?