5
(2)

Tanto se habla de “nueva normalidad” que deberíamos aprovechar y hablar de una “nueva ruralidad”

Las crisis, como la generada por la COVID-19, son procesos en donde se pierden y se ganan cosas. Por eso, a pesar del afán diario que exige la emergencia, también debemos, paralelamente, pensar qué vamos a ganar o perder en función de nuestros recursos y capacidades disponibles. Tenemos que respondernos qué queremos perder y qué queremos ganar como sociedad.

El propósito de esta reflexión es el de identificar las oportunidades de progreso económico y social para Colombia. Por eso, el ICP ha hecho un llamado a la acción para construir un gran acuerdo sobre lo fundamental para el desarrollo integral del sector rural.

Se trata de poner en el centro de la acción público-privada la búsqueda de alternativas realizables que sirvan para mejorar las condiciones socioeconómicas de la población rural, para generar las condiciones que permitan su movilidad social y la superación de la pobreza.

Para esto, es fundamental promover las reformas que garanticen la seguridad jurídica sobre la propiedad privada, que modernicen la institucionalidad, eliminando trámites y barreras que causan informalidad, y garantizando el acceso a bienes y servicios públicos.

Se trata de un gran acuerdo mínimo, que deje atrás la condena a la que se ha sometido el campo colombiano y, a cambio, consiga sembrar una nueva ruralidad. Un nueva ruralidad en donde se defina, materialice y sostenga en el tiempo políticas de Estado que liberen el potencial del sector rural. Una donde se integre al pequeño y mediano productor, la agricultura familiar, y al sector agroindustrial en un esquema de coexistencia, complementariedad y asociatividad.

La imposibilidad de lograr acuerdos políticos o entendimientos sociales alrededor de un modelo de desarrollo rural ha echado a perder lo mejores frutos que puede ofrecer la tierra colombiana. Y por si eso fuera poco, además el tema suele desaparecer del debate público en medio del ruido de la política pequeña. Pocas veces lo rural se pone de moda. Y así, entre el olvido y la falta de acuerdos mínimos van pasando los gobiernos.

Es cuestión de voluntad política, como todo. Sobre propuestas concretas se pueden empezar a sumar – o sea, a convencer– diferentes tomadores de decisión del sector público (del gobierno, del Congreso, y también de la justicia), líderes del sector empresarial y de la ciudadanía activa. Propuestas que tengan como objetivo ir sentando bases fundamentales para la mejora de la productividad y competitividad rural.

En este sector, campesinos, trabajadores rurales y empresarios han dado sobradas muestras de su vocación por la mejora y superación permanente, incluso en condiciones hostiles.

Corresponde despejarles el camino para que ellos mismos, como lo han hecho antes, hallaren el éxito emprendedor.

Pocos se atreverían a decir que dentro del catálogo de oportunidades del país no se encuentra el campo colombiano. Lo que procede entonces es ir trazando la agenda, hablando y agrupando fuerzas para concertar las soluciones a los problemas de la actual ruralidad: títulos y derechos de propiedad, bienes públicos, crédito, comercialización, encadenamientos productivos, asociatividad e integración a cadenas de valor globales, empleo rural, cambio tecnológico, entre otros tantos.


LE PUEDE INTERESAR ·  CON-CIENCIA POLÍTICA 

#EditorialICPImpulsando el poder creador de las ideas de la libertad para el progreso de Colombia.

Si quiere comentar esta columna escriba a: info@icpcolombia.org

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Promedio 5 / 5. Vote count: 2

No hay votos hasta ahora. Sé el primero en calificar esta publicación.

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?