0
(0)

La historia de las latas de Coca Cola ilustra la transformación del uso de los recursos naturales. Coca Cola recientemente comenzó a comercializar latas de aluminio largas y estrechas en lugar de la clásica forma corta y gordita. En la década de 1950, una lata de aluminio pesaba alrededor de 85 gramos. Hoy en día, una lata promedio pesa 14-16 gramos, por lo que se pueden crear 4-5 latas más con la misma cantidad de aluminio. Menos aluminio significa una disminución de los costos, tanto en el transporte como en el uso de las materias primas.

Varios factores incentivan la eficiencia de los recursos. Las empresas en los mercados competitivos tienen incentivos de costos para adoptar nuevas tecnologías y organizar sus operaciones de manera que se utilicen menos recursos naturales. Según el economista William Baumol, la mayoría de las empresas no tienen otra opción. La competencia requiere que las empresas racionalicen sus operaciones y reduzcan los costos, y otras empresas del sector deben seguir su ejemplo.

El crecimiento económico puede lograrse utilizando más recursos, pero también puede lograrse utilizando los recursos de manera más eficiente. La tecnología afecta a los niveles de emisión y cambia la cantidad de bienes que se pueden obtener con la misma cantidad de emisiones. Por lo tanto, la mejora de la tecnología permite o bien reducir las emisiones de gases de efecto invernadero con el nivel de consumo actual, o bien aumentar el consumo con niveles de emisión inalterados.

En todas las áreas de negocio, hay potenciales reducciones de costos en el futuro. El desarrollo tecnológico abre nuevos procesos, el aprendizaje por la práctica, las economías de escala reparten los costos fijos y los precios de las materias primas para los insumos necesarios, todo ello afecta al costo final de una tecnología/proceso. La rápida reducción de los costos de, por ejemplo, la energía eólica se ha logrado principalmente mediante la optimización de los procesos existentes, mientras que la reducción de los costos de las células solares se ha producido gracias al desarrollo tecnológico impulsado por la investigación.

El cambio tecnológico se considera casi uniformemente una condición necesaria, pero no suficiente, para la transición hacia la sostenibilidad. El impacto ambiental de las actividades económicas y sociales se ve afectado de muchas maneras por el nivel y la dirección del desarrollo tecnológico, y los instrumentos de política climática pueden limitar y contribuir al progreso tecnológico.

En lo que respecta a la política climática y el cambio tecnológico, existe un gran volumen de literatura sobre la llamada hipótesis de Porter y la interacción entre el desarrollo tecnológico y la competitividad. Los vínculos exactos no están todavía claros y los requisitos ambientales más estrictos han sido a menudo precedidos por un cierto desarrollo tecnológico. Basta con señalar aquí que la legislación puede tener efectos positivos tanto en forma de creación de incentivos para el desarrollo tecnológico.

La ley de reciclaje de Japón llevó a Hitachi a cambiar el diseño de sus productos.

Hitachi logró reducir el número de componentes de una lavadora en un 16% y el de las aspiradoras en un 30%. En segundo lugar, los Estados Unidos introdujeron una reglamentación que obligó a la empresa estadounidense 3M a reducir la cantidad de disolventes químicos en sus productos en un 90% para 1995.

Como se ha visto en el caso sueco, tal como presentamos en nuestro informe, (Mucho) Más por Menos – ¿Cuán sostenible es el crecimiento económico sueco?, a medida que nos enriquecemos, utilizamos los recursos de manera más eficiente, usamos menos energía, causamos menos contaminación y limpiamos la contaminación del pasado. Muchos todavía se muestran escépticos de que las cosas mejoren. Desafortunadamente, las buenas noticias no son noticias, porque a todos nos encanta una buena historia de terror.

Las preguntas sobre si el crecimiento económico es sostenible o no están a menudo plagadas de tensiones ideológicas. Sin embargo, como hemos visto, hay argumentos teóricos que van en ambos sentidos. La teoría de las externalidades negativas sugiere que la degradación del medio ambiente será racional en algunas circunstancias, mientras que la nueva teoría del crecimiento, la existencia de desarrollo tecnológico, la legislación ambiental, un mecanismo de precios que funcione y la creación de derechos de propiedad en el área ambiental implicaría que el crecimiento económico puede lograrse con menos recursos utilizados. Sin embargo, estas teorías no son más que simples teorías. En última instancia, deben ser puestas a prueba frente a la realidad para ver si son correctas o no. Como se ha visto en nuestro informe, y en mis dos artículos anteriores, podríamos obtener más por menos.

Traducido por el Equipo de Somos Innovación

Esta columna se publicó originalmente aquí

Fuente 1828

COMPÁRTELO AHORA

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Promedio 0 / 5. Vote count: 0

No hay votos hasta ahora. Sé el primero en calificar esta publicación.

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?