5
(1)

El libro de Kristian Niemietz, Socialismo: La idea fallida que nunca muere, es una obra increíble y debería ser de lectura obligatoria en las escuelas y universidades, donde hoy en día el mito recitado por los anticapitalistas impera.

Kristian Niemietz, Socialismo: La idea fallida que nunca muere. Instituto de Asuntos Económicos, Londres 2019, 374 páginas.

¿Qué le dirías a un chef aficionado que elaboró un pastel siguiendo una cierta receta sólo para que todos los que se comieran una rebanada se enfermaran inmediatamente después? Siendo un panadero muy entusiasta, hornea el mismo pastel por segunda vez sólo unas semanas después, siguiendo la misma receta de nuevo, pero esta vez con unos ligeros ajustes. Desafortunadamente, el resultado es el mismo, todos los que comen el pastel pronto terminan enfermándose.

El pastelero repite esto más de una docena de veces, siempre modificando un poco la receta, pero los ingredientes básicos siguen siendo más o menos los mismos a pesar de que sus invitados terminan vomitando siempre. Por supuesto, no puede ser de otra manera. El pastelero pronto se daría cuenta de que hay un gran problema con la receta y la botaría.

MÁS DE DOCENAS DE EXPERIMENTOS FALLIDOS

Sin embargo, esto es exactamente lo que los socialistas han hecho:

En los últimos cien años, ha habido más de docenas de intentos por construir una sociedad socialista. Se ha intentado en la Unión Soviética, Yugoslavia, Albania, Polonia, Vietnam, Bulgaria, Rumania, Checoslovaquia, Corea del Norte, Hungría, China, Alemania del Este, Cuba, Tanzania, Benin, Laos, Argelia, Yemen del Sur, Somalia, el Congo, Etiopía, Camboya, Mozambique, Angola, Nicaragua y Venezuela, entre otros. Todos estos intentos han terminado en fracasos de diversos grados. ¿Cómo puede una idea que ha fracasado tantas veces, con diferentes variantes y en tantos entornos radicalmente distintos, seguir siendo tan popular? (p. 21)

Esta es la pregunta central de este importantísimo libro del economista Kristian Niemietz, que trabaja en el Instituto de Asuntos Económicos de Londres llega a dar respuesta a su pregunta en una sola frase:

Es porque los socialistas han logrado distanciarse exitosamente de esos ejemplos. (p. 55)

Tan pronto como se confrontan a los socialistas con ejemplos de estos experimentos fallidos, siempre ofrecen la siguiente respuesta: “¡Esos ejemplos no prueban nada en absoluto! De hecho, ninguno de ellos es un verdadero modelo socialista”. Sin embargo, durante el “apogeo” de la mayoría de estos experimentos socialistas, los intelectuales tenían una visión bastante diferente, como ilustra Niemietz con muchos ejemplos.

VENEZUELA – “EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI”

El último ejemplo de las fallas del socialismo es Venezuela, que hace unos años fue aclamada por destacados intelectuales y políticos de izquierda como un modelo de “Socialismo del siglo XXI”. En una manifestación en conmemoración a Hugo Chávez en Londres en marzo del 2013, por ejemplo, el actual líder del Partido Laborista Británico, Jeremy Corbyn, dijo:

Chávez… nos mostró que hay una forma diferente y mejor de hacer las cosas. Se llama socialismo… Tras su muerte, marcharemos hacia ese mundo mejor, justo, pacífico y esperanzador. (p. 239)

Y todavía en junio del 2015, cuando el fracaso del experimento socialista en Venezuela ya era evidente, Corbyn repitió:

Cuando celebramos -y es motivo de celebración- los logros de Venezuela, en empleos, en vivienda, en salud, en educación, pero sobre todo, su papel en el mundo entero como un lugar completamente diferente, entonces lo hacemos porque reconocemos lo que han logrado, y cómo están tratando de lograrlo. (p. 246)

Apenas unas semanas después, declaró con entusiasmo que “la revolución bolivariana está en pleno apogeo y está sirviendo de inspiración a todo un continente”. Venezuela fue elogiada como un exitoso antisistema de “políticas neoliberales”. (p. 247)

ELOGIOS DE STALIN

Niemietz muestra que incluso genocidas como Josef Stalin y Mao Zedong fueron celebrados con entusiasmo por los principales intelectuales de su tiempo. Estos intelectuales no eran extranjeros, sino escritores y académicos de renombre, como demuestra Niemietz con numerosos ejemplos. Incluso los campos de concentración de la Unión Soviética, los Gulags, eran admirados:

Se presentaban como lugares de rehabilitación, no de castigo, en los que se daba a los internos la oportunidad de realizar actividades útiles, mientras reflexionaban sobre sus errores.

Un entonces conocido escritor estadounidense explicó:

Los campos de trabajo han ganado una gran reputación en toda la Unión Soviética como lugares donde decenas de miles de hombres han sido recuperados. (p. 72)

Incluso los periodistas e intelectuales que no se hacían completamente la vista gorda ante los crímenes del régimen encontraron argumentos para justificar lo que estaba sucediendo:

Pero – para decirlo brutalmente – no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos y los líderes bolcheviques son tan indiferentes a las bajas que pueden estar involucradas en su impulso hacia la socialización como cualquier General durante la Guerra Mundial que ordenó un costoso ataque. (p. 80)

Estas frases fueron escritas por el corresponsal en Moscú del New York Times, que fue jefe de la oficina del periódico en la capital rusa de 1922 a 1936.

Niemietz admite que algunos intelectuales socialistas criticaron a la Unión Soviética. Pero para muchos, su antipatía era el resultado de utilizar normas utópicas como criterio para juzgar los sistemas reales del mundo, fantasías utópicas que ningún sistema del mundo habría podido cumplir.

Si la idea de socialismo exige la abolición inmediata de la policía, el ejército, el sistema judicial, el sistema penitenciario, etc., si requiere que la gente renuncie voluntariamente al dinero, la propiedad privada, el intercambio, etc., y si no se aceptan compromisos, medidas intermedias o períodos de introducción gradual, entonces sí, las personas no habría sido seducidas por el leninismo. Simplemente porque habrían puesto la barra demasiado alta. Muchos de los primeros críticos socialistas de la Unión Soviética caen en esta categoría. (p. 98)

ADULACIONES PARA MAO

Muchos intelectuales occidentales apoyaron con entusiasmo a Mao Zedong y su revolución cultural a pesar de los 45 millones de vidas perdidas durante el mayor experimento del socialismo – el Gran Salto Adelante – sólo a finales de la década de 1950. Tras la muerte de Mao, cuando las políticas de reforma de Deng Xiaoping liberaron a cientos de millones de chinos de la amarga pobreza, estos mismos intelectuales no estaban tan entusiastas con China como lo habían estado en los tiempos de Mao.

Igual de irónico es que el entusiasmo de los intelectuales occidentales por China comenzó a desvanecerse cuando terminó el período más asesino… Los intelectuales occidentales habían colmado de alabanzas a China cuando millones de chinos morían de hambre o trabajaban hasta la muerte en campos de trabajos forzados. Pero cuando un programa de relativa liberalización sacó a millones de personas de la pobreza, esos intelectuales brillaron por su silencio. Los programas de reforma basados en el mercado, sin importar su éxito, nunca inspirarán peregrinaciones. (p. 110-111)

Incluso el dictador norcoreano Kim Il Sung y el asesino régimen de los Jemeres Rojos en Camboya encontraron admiradores entre los intelectuales occidentales, como demuestra Niemietz en dos capítulos de su libro. Y eso sin mencionar a Cuba y al Che Guevara, que se convirtió en un ícono del Pop en Occidente.

CUANDO EL EXPERIMENTO FRACASA: “ESO NUNCA FUE VERDADERO SOCIALISMO”

En su minucioso análisis histórico, Niemietz muestra que cada experimento socialista hasta la fecha ha pasado por tres fases.

Durante la primera fase, el período de luna de miel (p. 56), los intelectuales de todo el mundo están entusiasmados con el sistema y las alabanzas llegan hasta los cielos. Este entusiasmo es siempre seguido por una segunda fase, la desilusión, o como Niemietz lo llama, “el período de las excusas y lo que se refiere a la burla”. (p. 57) Durante esta fase, los intelectuales siguen defendiendo el sistema y sus “logros”, pero retiran su apoyo acrítico y empiezan a admitir deficiencias, aunque éstas se presentan a menudo como resultado de saboteadores capitalistas, fuerzas extranjeras o boicots de los imperialistas estadounidenses.

Por último, en la tercera fase los intelectuales niegan que alguna vez haya sido una forma de socialismo, la etapa del no socialismo verdadero. (p. 57) Esta es la etapa en la que los intelectuales se alinean para afirmar que el país en cuestión -por ejemplo, la Unión Soviética, China o Venezuela- nunca fueron realmente países socialistas. Sin embargo, según Niemietz, esta argumentación rara vez se presenta durante la primera fase de un nuevo experimento socialista y se convierte en la opinión dominante sólo después de que el experimento socialista haya fracasado.

Este es un libro increíble y debería ser de lectura obligatoria en las escuelas y universidades, donde hoy en día reina el canto de los anticapitalistas.

Hoy en día, los socialistas occidentales ni siquiera intentan oponerse al capitalismo del mundo real con ejemplos históricos de socialismo. En su lugar, presentan argumentos basados en la vaga utopía de una sociedad “justa”. A veces citan como ejemplo el “socialismo nórdico”, es decir, la variante del socialismo que surgió en países como Suecia, aunque olvidan por completo que los países nórdicos, tras haber aprendido de sus experimentos socialistas fallidos de los años setenta, hace tiempo que abandonaron la vía socialista. Hoy en día, a pesar de tener impuestos más altos, no son menos capitalistas que, por ejemplo, los Estados Unidos.

En lugar del autor, habría tratado explícitamente el “socialismo democrático”, que también ha fracasado siempre miserablemente. Después de todo, las políticas seguidas por los socialistas en Gran Bretaña y algunos miembros destacados del Partido Demócrata de los Estados Unidos, a saber, una fiscalidad muy elevada para los ricos y un alto nivel de regulación estatal de la economía, sin duda también se han visto antes en los países democráticos, entre ellos Suecia y Gran Bretaña en el decenio de 1970. Pero incluso estos experimentos, a pesar de no terminar en un régimen totalitario o incluso en un genocidio, fueron catastróficos para la economía y condujeron a un obstinado descenso de la prosperidad.

Los socialistas que critican el estalinismo y otras formas de socialismo real, el socialismo histórico siempre falla en el análisis de las razones económicas de los fracasos de estos sistemas. (p. 28) Sus análisis atacan la escasez de derechos y libertades democráticas en estos sistemas, pero las alternativas que formulan se basan en una visión vaga de la “democratización de la economía” o el “control de los trabajadores” que lo abarca todo. Niemietz muestra que estos son exactamente los mismos principios que inicialmente sustentaron los fallidos sistemas socialistas de la Unión Soviética y otros países.

Cuando los socialistas contemporáneos hablan de una versión no autocrática, no autoritaria, participativa y humanitaria del socialismo, no son tan originales como creen. Esa fue siempre la idea. Esto es lo que los socialistas siempre han dicho. No es por falta de intentos que nunca ha resultado de esa manera. (p. 42)

Este es un libro increíble y debería ser de lectura obligatoria en las escuelas y universidades, donde hoy en día reina el canto de los anticapitalistas. Niemietz argumenta con autoridad intelectual mientras sopesa, diferencias y reúne una gran cantidad de pruebas históricas que apoyan su tesis. Ningún otro autor ha logrado hasta ahora explicar de manera tan convincente por qué el socialismo ha seguido siendo tan atractivo hasta el día de hoy a pesar de las agudas lecciones de la amarga experiencia histórica.

En sus conferencias sobre la Filosofía de la historia, el filósofo alemán Hegel observó,

Pero lo que la experiencia y la historia enseñan es esto, – que los pueblos y los gobiernos nunca han aprendido nada de la historia, o se ha llevado sobre principios deducidos de ella.

Puede que el veredicto de Hegel sea demasiado duro. Sin embargo, parece que la mayoría de la gente es incapaz de abstraer y sacar conclusiones generales de la experiencia histórica. A pesar de los numerosos ejemplos de políticas económicas capitalistas que han conducido a una mayor prosperidad -y al fracaso de todas y cada una de las variantes del socialismo que se han probado en condiciones del mundo real- muchas personas parecen todavía incapaces de aprender las lecciones más obvias.

Esta columna se publicó originalmente aquí

Autor: Dr. Rainer Zitelmann – is a historian and sociologist. He is also a world-renowned author, successful businessman, and real estate investor.

Zitelmann has written more than 20 books. His books are successful all around the world, especially in China, India, and South Korea. His most recent books are The Rich in Public Opinion which was published in May 2020, and The Power of Capitalism which was published in 2019.

Este contenido es responsabilidad exclusiva del autor y sus opiniones no comprometen la posición del ICP.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Promedio 5 / 5. Vote count: 1

No hay votos hasta ahora. Sé el primero en calificar esta publicación.

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?